Control del Banco Central

Con la nueva Constitución de 2008 que reemplazó el concepto tradicional de desarrollo, pensado en términos de libre mercado, por el de Buen Vivir, que recoge las demandas sociales históricas, se hicieron posibles grandes cambios en materia de política económica, orientando el rol del Estado en la economía hacia la garantía del ejercicio de los derechos constitucionales. El Gobierno de la Revolución Ciudadana retomó el control del Banco Central y ordenó la repatriación de cerca de 2.000 millones de dólares de sus reservas en el exterior, con el que la banca pública pudo conceder préstamos para infraestructura, vivienda, agricultura, y otras inversiones domésticas.

El manejo del Banco Central pasó de ser autónomo a constituirse en una entidad responsable de instrumentar las políticas monetaria, crediticia, cambiaria y financiera del país, formuladas directamente por el Ejecutivo, de tal manera que las actividades financieras pasaran a ser consideradas un servicio de orden público.

Este cambio estructural formó parte de los esfuerzos constitucionales de la Revolución Ciudadana por democratizar el Estado y fortalecer lo público, haciéndolo independiente de los grupos tradicionales de poder y sus intereses económicos, siempre con la participación ciudadana como elemento central.

En ese sentido, la reestructuración del Banco Central del Ecuador contempló la priorización de los siguientes ejes:

1. Innovación y desarrollo del Sistema Nacional de Pagos: Esto permite reducir los costos de transacción, aumentar la velocidad de circulación del dinero, democratizar el acceso al sistema de pagos y medios de pago alternativos, como el dinero electrónico.

2. Inclusión financiera: priorizar el acceso a servicios financieros de calidad, con preferencia a los actores de la economía popular y solidaria.

3. Regulación monetaria y financiera: Garantizar el uso eficiente de la liquidez a favor del pueblo ecuatoriano y por encima de los intereses del capital.

4. Gestión de las reservas: Optimizar la utilidad social de las inversiones domésticas y externas.

5. Integración financiera y monetaria regional: Apoyar la integración regional y la inserción estratégica del país a la economía mundial.

No Hay Comentarios


Deja un Comentario

Your email address will not be published Required fields are marked *

*