Ecuador avanza hacia un no estado conveniente para los poderes fácticos